Razones Erróneas

Dios no es el 911 para llamarle solo en momentos de emergencia, debemos buscarle con sinceridad en todo tiempo y reconocer nuestras faltas, pedir su perdón, y vivir cada día para él.