fbpx
Imagen_post_las_virtudes_articulo_rtm_dominicana

Las Virtudes

El que ame a Dios, ame a su hermano…

Hablemos de las virtudes. Una Virtud es un don. Una gracia. Es la disposición del alma, que nos impulsa a obrar bien y evitar el mal. Es energía proveniente de Dios. Es integridad de ánimo y bondad de vida. Una persona virtuosa tiene limpieza de mente y alma, por lo que no está en disposición de transgredir ley u ordenanza alguna. La Virtud distingue al individuo en su manera de ser y proceder y pos su forma de respetar a Dios y al semejante.

“Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor”.

1 Corintios 13:13

El don de la Virtud es una situación espiritual, no visible a la óptica natural. Pero perceptible a la visión espiritual, que está facultada para notar rasgos de conducta, comportamiento y accionar de la persona virtuosa.

La Fe, la Esperanza y el Amor, han sido llamadas las virtudes teologales porque su objetivo directo es Dios. Hay muchas Virtudes pero estas tres sobresalen entre las demás. El adjetivo teologal nos comunica que estas Virtudes hacen posible alcanzar a Dios, tal como se nos ha revelado en Jesucristo.

Imagen_post_las_virtudes_articulo_rtm_dominicana

12 Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. 13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

1 Corintios 13:12-13

Las Virtudes Teologales

Estas propugnan por el acercamiento y comunión con la Trinidad de Dios y practicadas en forma de actos específicos, activan la cercanía a la divinidad, como medios de gracia. Estas Virtudes deben adornar la vida del cristiano, debiendo ejercitarlas si queremos agradar a Jesucristo.

Pablo afirma que el amor sobrepasa el hablar en lenguas, interpretar profecías, entender misterios y conocimientos, tener gran fe, aunque repartiésemos nuestros bienes o nuestros cuerpos fueran quemados, lo primero es el amor.

El que ame a Dios, Ame también a su hermano.

Escrito por: Hernán González Roca

El Que Ame a Dios, Ame También a su Hermano.