fbpx
vinculados_imagen_articulo_personas_agarradas_de_manos

El Arte de Estar Vinculados.

Vinculados o vincularse, pareciera algo sencillo, pero definitivamente es un arte y como todo arte debe aprenderse y practicarse para lograr un ejercicio adecuado del mismo.

Estar cerca o lejos…

Estar cerca o,  estar lejos , constituyen los extremos en las relaciones personales. Resulta de suma importancia identificar en cual de los extremos están situadas nuestras relaciones.

Antes de abrir esta temática que atañe a todos, invito a realizar una parada y estimar las posibles implicaciones de estar o no vinculados.

Estar vinculados

Para ello, tomamos el referente de Dios en su concepción creativa del diseño humano : el hombre y la mujer y las prescripciones compartidas a lo largo de la comunicación que ha sostenido con la humanidad. “No es bueno que el hombre este solo”.  La naturaleza de Dios es vinculante y la manifestó desde el principio, la expreso de manera fehaciente puesto que, vinculado a la trinidad corona la acción de “hagamos al hombre a nuestra imagen”, ¿no les parece interesante y determinante este accionar de Dios?

Imagen_un_hombre_y_una_mujer_representando_vinculados

Respecto a las relaciones humanas, pudieran establecerse distancias tanto físicas como emocionales extremas o, por el contrario, apegos y dependencias excesivos. Si aterrizamos un poco frente a estas dos dinámicas, por un lado, prima la desconexión o dicho de otra manera una desvinculación expresada en brazos cruzados, bocas cerradas y oídos tapados, lo cual sugiere un desconocimiento mutuo en el plano personal : ¡No sabemos el uno de la otra! Por el otro lado prima la sobre vinculación, esa vinculación sofocante que al final lacera la relación.

¡Ni lo uno ni lo otro!

Ambos extremos revelan ausencia de vinculación que a la corta o a la larga acarrean males a veces sin soluciones!  ¿Cuáles planteamientos posibles de ejecutar para bien personal y de los demás en cuanto al arte de estar vinculados?  Si concluimos que la vinculación es vital en las relaciones humanas, pues está basada en la mutua proximidad, cercanía física, emocional y espiritual y que, expresar y recibir afecto , amor y cariño nos conduce a establecer lazos de familiaridad , pertenencia y permanencia, el camino está disponible para transitarlo.

La vinculación como arte se construye a partir de aprendizajes e intercambios gratificantes. La afirmación de Jesús nos muestra un camino a seguir: …porque separados de mi nada podéis hacer. Juan 15:5

Escrito por Bienvenida González