fbpx
Imagen_barco_en_medio_de_una_tempestad

Tempestades en la vida

En la vida cuando llegan las tempestades, estas nos recuerdan que debemos depender de Dios para todo. Muchas veces el problema que tenemos es que no confiamos plenamente en Dios.

Lo que Dios pregunta en medio de las tempestades de la vida.

Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe? 

Marcos 4:40

El primer paso para responder esta pregunta, es entender lo que son o pueden ser las diferentes tempestades de la vida. En mi caso, un cuando mi padre siendo niño me había explicado lo que era una tormenta o un ciclón, tuve que ser testigo presencial de uno de estos fenómenos para entender la magnitud del mismo. Ver la tierra arrasada por los vientos con los arboles derribados, las plantaciones abnegadas de agua, las viviendas, carreteras y puentes destruidos;  con la posterior escasez de agua potable, para  entender de lo que se trataba. Desde el punto de vista científico una tempestad es un disturbio atmosférico, con descargas eléctricas, fuertes vientos y abundante lluvia. En la región del Caribe por la ubicación geográfica, las tempestades y tormentas son frecuentes cada año.

imagen_joven_triste_post_tempestades_de_la_vida

Hay tempestades que llegan a nuestras vidas de manera súbita e inesperada y que sacuden los cimientos de nuestra existencia. Son problemas que nos abaten al punto de quedar derribados. En cualquier etapa de nuestras vidas llegan tempestades de diferentes magnitudes, que nos azotan y llenan de tribulación y tristeza. Lo importante es cómo enfrentar las tempestades o como evitarlas. Las tempestades siempre son peligrosas, pero estas pudieran tener un resultado distinto, la paz se puede experimentar.  Saber que Dios esta, es un buen recurso que contrarresta el temor. Es un asunto de depositar la confianza en quien tiene el poder suficiente para enfrentar las tempestades. Como personas sentimos temor, es innegable, pero Dios es la diferencia.  Si  Cristo esta en tu barca, en tu familia, ¡El temor se desvanece!

El salmista nos recuerda…

Entonces claman a Jehová en su angustia, Y los libra de sus aflicciones. Cambia la tempestad en sosiego, Y se apaciguan sus ondas.

Salmo 107-28-29

Entonces,   Si Cristo esta en tu vida, la seguridad es un hecho y podrás enfrentar las tempestades de la vida.