La Vida es Frágil

La-vida-es-fragil

 

Porque los que viven saben que han de morir… Ecl. 9:5

¿Ha tenido usted la experiencia de ver el proceso degenerativo de la vida?   ¿Como le habrá impactado a usted esta experiencia?  ¿Cierto que toca la sensibilidad del alma?  ¿Cierto que las lagrimas brotan fácilmente y el dolor abraza?  En la juventud,  el vigor físico y las energías brillan con su presencia, y luego al pasar los años, se realiza una lista con nombres y apellidos de quienes han ido perdiendo sus capacidades y destrezas de movimientos. Esto nos conduce a pensar que la vida es realmente  frágil.

La fragilidad de la vida, nos coloca frente a frente de algo verdadero, imposible de ser cambiado. Todas las personas, sin importar la edad, somos pasibles  de recibir un diagnóstico  catastrófico, tener la experiencia de una situación adversa que rompa con el equilibrio emocional de la familia, de un hecho inesperado que turbe y amenace la esperanza de vida.

Si algo interesante puede generar en nosotros, llegar a la conclusión de la cortedad de la vida, es precisamente valorarla y hacer de ella un medio para estar bien, independientemente de la condición que tengamos, y, llevar bendición a las demás personas.

Saber que la vida tiene un término, más que angustiarse por ello, es una excelente razón para gestar acciones de buena voluntad. Comer y compartir el pan, amar a la mujer y al hombre de la vida, a los hijos/as, al prójimo, al débil y al menesteroso. Existen dos opciones claras en la vida: elegir las buenas o malas acciones.  La vanidad, que es lo pasajero y frágil de la vida, es la maestra que nos enseña.

Bienvenida González Directora de RTM República Dominicana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.