Salud en Dios

Leí una frase en un periódico de amplia circulación en mi país, que decía:” El sano es un enfermo que ignora sus condiciones”.

Esta frase coincide con la expresión de que el paciente está en “aparente buen estado de salud”, tal  y como certifican usualmente los médicos al expedir el documento que reporta las condiciones óptimas para trabajar o estudiar.

Se define la salud como un estado de bienestar biosicosocial, económico, sexual y espiritual.   Influye el aspecto mental, sin embargo se menciona lo biológico, porque de tener un órgano enfermo, todo el cuerpo está afectado.

Dios nos creó sanos física y emocionalmente, pero fue con la introducción del pecado cuando vino la enfermedad, el dolor y el sufrimiento.

Un alma, que alaba a Dios, se eleva a su creador dando un reconocimiento a quien nos ha dado la vida,  vida eterna y abundante en Cristo Jesús.

Estar sano garantiza, pleno vigor para trabajar para el Señor y disfrutar de sus bendiciones, pero enfermos nos queda reconocer que no es  el propósito de Dios y nos debe animar a ir a él en busca de salud. Así nosotros podremos prosperar y tener salud para disfrutarla. Debemos  estar constantemente dependiendo de Dios, unidos a él en oración, acercándonos cada vez más a sus caminos.

  “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”. 3ra. Juan 2:2

Dios nos da la salud como un regalo  y  bendición, condición que nos permite ejercitarnos en él cumpliendo sus leyes y mandamientos, invitando a otros a celebrar en Dios esa salud plena en el altísimo.

Pedro Castillo Juan colaborador Radio Trans Mundial Dominicana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *